Los médicos prescriben medicamentos inhalados de acuerdo a la patología bronquial y/o pulmonar que pueda cursar una persona. Estas condiciones pueden ser agudas y/o crónicas, debiendo administrarse el medicamento por días o por años, dependiendo de la condición de paciente.

Un inhalador es un dispositivo capaz de dosificar medicamentos directamente a los pulmones. El medicamento es emitido como aerosol o polvo seco y la persona lo respira (inhala).

Los medicamentos inhalados pueden ser administrados en aerosol (inhalador convencional) o en inhaladores de polvo seco. Para el caso del inhalador en aerosol, su médico puede que recomiende el uso de aerocámaras para una administración más efectiva del medicamento, la que no es necesaria utilizar en el caso de los inhaladores en polvo seco.

Ante cualquier duda acerca de su tratamiento o indicaciones siempre debe consultar a su médico.